Escudo Institucional Responsive

República Dominicana 2010-2020 – Informe de la Comisión Internacional para el Desarrollo Estratégico de la República Dominicana (Informe Attali)

La Planificación Institucional: Guía Metodológica para la Planificación Institucional del Sector Público de la República Dominicana
2 febrero, 2012
Sistema Nacional de Planificación: Nuevo Marco Institucional para la Planificación Nacional
24 octubre, 2008
informe-attali-1

República Dominicana 2010-2020 - Informe de la Comisión Internacional para el Desarrollo Estratégico de la República Dominicana (Informe Attali)

Resumen

La República Dominicana ha registrado desde hace cuarenta años un crecimiento sostenido (+5,5% de 1970 al 2008), ampliamente superior al promedio regional (+3,5%).

La estabilidad política del país a partir de la segunda parte de la década del setenta, explica en gran parte este éxito que se evidenció a través de un turismo floreciente y un fuerte incremento en las exportaciones hacia el mercado norteamericano. Sin embargo, la economía dominicana sigue siendo vulnerable y sus fundamentos la conducen más a estimular el consumo que a anticipar las innovaciones y las necesidades de educación a largo plazo. La dependencia con respecto al mercado de Estados Unidos, una industria nacional que no responde la demanda interna e importa masivamente, una situación eléctrica catastrófica y un fraude muy importante, son algunos de los tantos factores que afectan la economía y han deteriorado el crecimiento durante crisis mundiales pasadas (burbuja de las empresas de internet de 2000, crisis bancaria de 2003 y subprime de 2008). Hoy, si la comparación en el seno del Caribe todavía favorece a la República Dominicana, el balance es más preocupante. Con un Estado endeudado y sin gran margen de maniobra fiscal, una sociedad poco educada y aún no preparada para el futuro, el país se arriesga, si no se hace nada, a no tener una segunda oportunidad. Más aún, cuando el cuerpo social no ha aprovechado el impulso económico: con un desempleo endémico, un mercado informal considerable, una política de salud pública poco eficaz, y una criminalidad en aumento, el pueblo dominicano tiene un sentimiento de abandono que lo lleva al individualismo social (el “no pago”) y a la desconfianza en las instituciones nacionales.

El Estado inició en el 2008 una gestión importante con la elaboración de la Estrategia Nacional de Desarrollo a 20 años. Este plan estratégico, exhaustivo, valiente y ambicioso, propone alrededor de cincuenta medidas en los ámbitos de las instituciones, del desarrollo social, de la economía y de la protección del medio ambiente.

La Estrategia Nacional de Desarrollo debe entonces ser desplegada a partir de 2011 con eficacia y rapidez, con el fin de no frustrar las expectativas y las esperanzas que ella ha suscitado.

Para esto, es necesario añadirle acciones muy concretas a mediano plazo (5 años) que puedan ponerla en movimiento rápidamente y acelerar los resultados. Es el objeto de las 77 propuestas de la comisión que buscan reforzar el enfoque nacional. Estas propuestas, divididas en siete líneas de acción, se inscriben en una lógica de conjunto y necesitan un calendario de implementación.

La restauración de la credibilidad del Estado y de la confianza de los ciudadanos (iniciativa 1) es la base de todo contrato social y por lo tanto de todo proyecto, ella implica medidas enérgicas y drásticas de transparencia, de racionalización y de profesionalización de la función pública; ninguna acción estratégica debería ser emprendida si estos fundamentos políticos e institucionales están ausentes o deficientes.

Sobre esta base, las obras de restauración del contrato social podrán ser iniciadas sembrando las semillas de la sociedad dominicana del mañana. Medidas de largo plazo deben empezar de inmediato con el fin de que sus efectos sean visibles en el horizonte de la Estrategia Nacional. Conciernen a primera vista los servicios públicos de salud, de infraestructuras y de electricidad (iniciativa 2), pero igualmente la educación, desde la primaria a la enseñanza superior (iniciativa 2), a fin de preparar las nuevas generaciones al mundo del mañana, o también la preparación del país a la competencia internacional (iniciativa 4) con el desarrollo de los sectores finanzas, logística y turismo. Estas cuatro iniciativas deben permitir preparar el futuro y liberar las iniciativas colectivas con un Estado que habrá mostrado el ejemplo en sus servicios públicos. Podrán ser útilmente acompañadas por una simplificación de la tributación, la cual podrá contribuir a aumentar las recaudaciones impositivas, reduciendo su costo de gestión y asegurando así la sostenibilidad de las reformas adoptadas.

Más tarde, a partir de 2012, el Estado dominicano podrá restituir sus capacidades para las reformas. Las diferentes medidas fiscales y de justicia social (iniciativa 5) son aquí a la vez esenciales y urgentes; son las que simbolizarán el advenimiento del nuevo contrato social, con un Estado con credibilidad para reclamarlo. Una vez restaurada la confianza y demostrada la calidad del gasto público demostrada, la República Dominicana podrá ampliar su horizonte de acción, tanto en el tiempo como en el espacio, comprometiéndose con reformas duraderas y conformes a las expectativas internacionales (iniciativas 6 y 7).

No todo podrá ser emprendido al mismo tiempo; es indispensable que un calendario riguroso y realista sea rápidamente definido, así como una identificación precisa de las soluciones de financiamiento y de asociaciones con capitales extranjeros. A este título, una estructura de dirección única, independiente y autónoma, que podrá apoyarse sobre el Consejo Económico y Social, debe ser creada de inmediato con el fin de coordinar y de continuar la realización efectiva de estas 77 propuestas.

Miembros de la Comisión Internacional para el Desarrollo Estratégico de la República Dominicana: Jacques Attali, Rafael (Pepe) Abreu, Rosa Rita Álvarez, Cyrille Arnould, Carlos Asilis, José Luis Corripio, Mathilde Lemoine, Jeffrey Owens, Mario Pezzini, Eduardo Jorge Prats, Marc Stubbe, Ian Whitman.

Free WordPress Themes, Free Android Games
Tamaño letra
Contraste